martes, 15 de diciembre de 2009

Notas Ashely Cullen "ETERNIDAD"

Como os dije el viernes pasado los miercoles 16, 23 y 30 de Diciembre iré publicando unas notas de los dos libros que no aparecen en los mismos, espero que os guste.
besos.

Notas: Ashley Cullen.


* Unos días más tarde de aquel día que al fin pude ver a Jacob en plena fase, me encontraba con mi salvador frente al gran plasma viendo una película de acción mientras Alice jugaba con su amado al ajedrez.

- Alice ¿Puedo hacerte una pregunta? – le dije en cuanto una escena de la película me recordó aquella tarde.
- Claro, dime.- me contestó muy concentrada en los próximos movimientos de Jasper.
- ¿Qué visión fue la que viste sobre mi transformación?

En ese mismo instante, veloz como un rallo, Alice dio Jake mate a su marido y se sentó junto a mí mirando de reojos a Emmett que su rostro delataba que no le había gustado la pregunta.
- Se suave por favor.- le gruñó Emmett con voz baja.
- Se lo natural que sea Alice.- le contradije esa negativa de mi salvador.
- Estas en una cueva…- Emmett y yo nos miramos cómplices de saber que ese lugar era nuestro escondite.- y te sientes tan diferente a nosotros…- esto último lo dijo dudando un poco, yo pensé que más que diferente aterrada por la situación que estaba viviendo-… que le pides a Emmett que te convierta y él acepta…
- ¿Solo eso?- dudé a su corte de frase que tubo cuando Emmett la miró con gesto brusco.
- Si… pero como ya sabes las visiones cambian cuando algo en el trascurso del camino hace que cambie.
- No me lo creo Alice, perdona que dude sobre ti pero no es así… Emmett te está intimidando ¿verdad?
- No As… de verdad es así, siento que no te lo creas.

Con eso último y sin poder sacarle más información me acarició la mejilla y volvió a la mesa donde su amado la esperaba para jugar la partida de la venganza.

Yo miré a Emmett de reojos y cruzando los brazos seguí viendo esa película que acabó, no gustándome el final.


Notas: Ashley Cullen.

* Esa noche tan especial para mi corazón por ser mi cumpleaños, porque el gran amor de mi vida había regresado a mi lado, y tan especial porque mi salvador me había pedido matrimonio. Nos encontrábamos sentados en un pequeño sofá de terciopelo rojo viendo las estrellas brillar en el ático, rodeada por sus grandes brazos, sintiendo ese amor que hacía meses que solo sentía en mi mente.

- Me siento tan feliz mi vida por tenerte de vuelta entre mis brazos.
- Se que ha sido duro mi ángel pero necesitaba… lo necesitaba, aunque me dolió mucho estar sin ti.
- ¿Dónde estuviste estos meses Emmett?- le pregunté curiosa con una media sonrisa temiendo a que se negara a contestarme.
- Estuve en el norte con unos amigos, también vegetarianos. Me ayudaron bastante física y psíquicamente a superar lo ocurrido… siento mucho haberte dejado mi vida, se que tu también lo estabas pasando mal y lo más lógico era que estuviera a tu lado ayudándote a superarlo, pero me sentía tan débil a tu sangre que tuve que hacerlo.
- No te lamentes mi vida, lo que hiciste fue lo correcto.
- Pero lo pase muy mal… sentía que te había abandonado a tu suerte sin tener el valor de llamar para preguntarte como estabas, fui un egoísta….- sus manos se posaron en mi cara y me regaló un beso lleno de perdón.
- Emmett se que es duro recordar pero necesito saber que fue lo que sentiste cundo… cuando estuviste en la celda. Te vi tan furioso, tuve miedo.- le dije midiendo las palabras para no causarle dolor aunque sabía que el recuerdo lo mataba, mis palabras sonaron con pánico.
- Cuando me recuperé de la ponzoña que me habían suministrado, lo primero que pensé…-dijo dedicándome una risita contraída de dolor.- fue en ti, en donde estabas, si te encontrabas bien, no importándome en el estado en que me encontraba. Les pregunté a esas escorias donde…. y apartándose de delante de mí, me dejaron ver tu cuerpo… desnudo en el suelo. Un furia que jamás había sentido en mi interior fluyó dominando todo mi cuerpo, intenté derribar a mis contrincantes pero mi debilidad me lo impidió, uno de ellos me clavó un palo de hierro en un costado y…. ¿estas bien? –me preguntó cuando en mi cara comenzó a reflejarse el dolor de ese día.
- Si, tranquilo continua por favor.- volvió a acariciarme la mejilla dedicándome una sonrisa aturdidora.
- Me sentí impotente, sentí que te había traicionado, fallado…me sentí el ser más despreciable y débil que podía a ver en la tierra… ¿para qué poseer tanta fuerza? Si luego no pude emplearla para salvar a la persona que mas amaba.
- Tú no tenías la culpa mi vida, te habían herido…. Habías perdido mucha sangre.
- Ashley estuve a punto de matarte… eso no tiene escusa ni perdón.
- Si que la tiene mi vida, no soporto que te sientas culpable….
- Cuando Maison te hizo la herida en el cuello… en…- su voz comenzó a tartamudear sintiendo una rabia incontrolable.-… ese mismo momento no supe quien era As, olvidé el amor que sentía por ti, olvidé tu rostro pensando solo en dejarte sin una sola gota de sangre en el cuerpo, sintiéndome….solo cuando caíste en mis brazos y sentí tu cálida piel reaccioné, aunque admito que fue demasiado tarde…. Estuve a punto de matarte cuando…
- Para por favor… no puedo verte sufrir así, déjalo Emmett, no soporto tu dolor…. Estamos juntos, todo ha pasado mi vida. Eres mi salvador y lo has hecho bien, no te sientas culpable por nada por favor.

Emmett me abrazó con fuerza y me dio un beso en el cuello susurrándome que me amaba.

- Ahora me toca a mi hacerte una pregunta.- me dijo con una sonrisa picarona.- ¿Qué te hizo Neis en mi ausencia?- cuando finalizó la pregunta comenzó a reírse suavemente.
- No me lo recuerdes… que horror.- le dije también riéndome.- fue mi sombra día y noche.
- ¿Por la noche también?- preguntó extrañado sin dejar de reírse.
- Siiii… la señorita se empeñó en dormir conmigo todas las noches hasta que le pedí a Carlisle que necesitaba intimidad. En los días de la semana cuando salía de clase siempre había un licántropo esperándome en la puerta para llevarme a la Push, los fines de semana me llevaba a excursiones en donde mas de una vez….que digo… siempre me tenían que llevar en brazos o en el lomo de Seth por que ningún humano podía tener accesibilidad en aquellas zonas,- todos esto se lo dije de carrerilla casi sin respirar.- me llevó a la playa, a lo alto de algún pico de la montaña, de compras, de fiesta, de caza…
- ¿De caza?- me preguntó algo sobresaltado, quitando la sonrisa de su cara.
- Si… tranquilo- le dije acariciándole la mejilla.- Seth no me dejó ver en ningún momento, esperábamos en el río… ah por cierto a cazar mariposas, jugar con los peces, a montar a caballo…. Me tenía agobiadísima y agotada.
- Todo ha pasado mi amor, ya me tienes a tu lado para salvarte de los monstruos como Nesi.

Nos reímos de ese comentario mirándonos a los ojos dulcemente finalizando con un beso lleno de ternura y abrazados bajo el cielo estrellado de esa noche.


Safe Creative #0912155118748
Safe Creative #0912155118748