martes, 5 de enero de 2010

Notas Ashley Cullen "TRAS LA SOMBRA DE LA ETERNIDAD"

¡¡Feliz Año Nuevo!!
Os dejo las últimas notas de Ashey Cullen del libro "Tras la Sombra de la Eternidad" el miércoles 13-01-10 os dejaré las notas de Saray Vulturi finalizando así la historia.
Espero que os guste.

Notas: Ashley Cullen.

Una semana antes del viaje de chicas a Asturias, mi salvador por fin me llevó al bosque a cazar osos, ese pasatiempo que volvía loco a mi marido cuando era humano y esa comida tan jugosa y suculenta que enloquecía a Emmett. Con ansia de saber por fin como sería el sabor de esas criaturas lo que duró el camino no paré de hablar y de llenar a mi amado de preguntas sobre esos animales.

- ….en cuanto a los sentidos, el más desarrollado es el olfato -continuó mi amado tras realizarle dos preguntas seguidas-…del que depende mucho para su supervivencia y búsqueda de alimentos, el oído lo tiene también muy desarrollado y es extremadamente agudo, por el contrario la visión no la tiene muy desarrollada, aunque puede ver los colores durante la noche. A larga distancia reconocen formas pero no detalles y detectan mucho mejor, animales u objetos en movimiento que inmóviles. En algunas situaciones desfavorables pueden erguirse sobre sus patas traseras para aumentar su campo de visión. Gracias a este mecanismo pueden detectar a larga distancia muchas de sus fuentes de alimento y también el estado sexual de otros ejemplares durante la época de celo, por eso tienes que tener mucho cuidado, son muy traicioneros…. me tendrás que dejar primero para que sepas como hacerlo sin salir dañada.
- Pero yo quiero jugar con ellos como tú haces…
- No, hasta que nos sepas como abatirlos y como acabar con su vida sin salir perjudicada, no vas a imitarme ¿de acuerdo?
- Pero…
- ¿De acuerdo?- me dijo cogiéndome con una mano la barbilla y poniendo voz de autoridad.
- Si.- le dije no muy convencida.- ¿De que se alimentan? Tengo entendido que muchos cazadores han sido devorados por los osos pero también dicen que son vegetarianos….
- El oso es el carnívoro terrestre de mayor tamaño, aunque su dieta es principalmente omnívora, se alimenta de bayas pero si un cazador lo ataca se lo come entrando en su dieta también la carne pero de normal es vegetariano, es un cazador extremadamente hábil, es muy rápido a pesar de su tamaño y aspecto y tanto sus garras como sus fauces son mortales. Por lo general huye de encuentros con el hombre ya que posee un sentido del olfato muy desarrollado y rara vez es sorprendido en un encuentro que él no forzó, a menos que el cazador se encuentre con una madre y sus cachorros o que lo osos se topen con nosotros- se le escapó una risa juguetona.

Cuando mi amado terminó de ese pequeño resumen sobre los osos apagó el motor, con rapidez salió del coche y me abrió la puerta cediéndome su mano para que se la cogiera.

- Ye hemos llegado mi vida…. Vamos.

Nos adentramos en el bosque cogidos de la mano, sonriendo con mucha felicidad. Tras varios minutos corriendo detecté un aroma muy agradable que provenía de una pequeña apertura en lo mas bajo de la montaña suroeste de la zona. Nos acercamos con sumo cuidado y observemos desde fuera como los dos osos de tamaño mediano jugaban entre si.

- Pero que monos que son…. son adorables cariño.- le dije a mi amado viendo como esos pequeños osos jugaban con caritas de peluche, recordé a mi hermano Marcos, él siempre había idolatrado a esos animales y con muy entusiasmo mi pequeño hermano siempre me contaba historia sobre ellos.
- No te fíes de ellos cielo, los osos tienen un parentesco cercano con los perros, aunque son mucho más grandes y carecen de cola, por ese motivo su apariencia puede ser la de un animal dócil, aunque en realidad es todo lo contrario. Son animales peligrosos y agresivos, son capaces de matar a personas de un solo zarpazo. No te dejes engañar por las apariencias mi amor… espera aquí y observa como lo hago.
- ¿Te vas a enfrentar a los dos?- le dije algo asustada.
- Espera aquí...- me contestó con una sonrisa abierta.

Algo preocupada me quedé en la apertura de la cueva observando como mi gran amor se acercaba a esos osos con sigilo y sumo cuidado, provocando en mi cuerpo un deseo de abrazarle incontrolable.

En cuestión de segundos mi salvador se echó encima de un oso dejándolo inmóvil en el suelo mientras el otro intentaba defender a su compañero, Emmett se enzarzó en una pelea que me dejó algo contraída de miedo al ver a mi amado peleando con esa gran bestias, cuando terminó de inmovilizarlo me animó a que me acercara a él.

- ¿Has observado como lo he hecho?- me preguntó acariciándome la mejilla.
- Se hacerlo mejor que tu.- le provoqué escondiendo el miedo que había pasado.- Mi salvador comenzó a reírse a carcajadas.
- Por eso estas tan acojonada ¿verdad?
- Estaba preocupada por ti, solo eso.

Con un dulce beso de mi amado comenzamos a succionar la sangre de esos jugosos osos que aun con poca vida en sus cuerpos intentaban defenderse.
Jamás había probado una sangre tan jugosa y buena en lo que llevaba siendo vampira. Ese día fue tan especial que nunca lo olvidaré.


Notas: Ashley Cullen.

La misma noche en que Alice vio en una visión el ataque de los neofitos en Colombia, me encontraba en el jardín ya calmada de ese viaje tan espantoso que tuve cuando vi a Edward salir al porche de su casa, me acerqué a él sin decir a mi amado donde me dirigía.

- Buenas noches Edward- le dije cortésmente a mi hermano.
- Buenas noches As ¿Cómo te encuentras?
- Mucho mejor gracias a vosotros.
- No te sientas mal por actuar así As, es normar todos hemos pasado por eso, no es fácil rehuir de la sangre humana.
- Se que no es fácil por eso os agradezco vuestro apoyo… Edward- le corté cuando quiso decir algo, no quería entrar en otro tema que no fuera a lo que iba hacer.- ¿desde cuando puedes leerme la mente?

Edward se quedó mirándome unos segundos sin expresión, pensando lo mas seguro en como lo había adivinado.

- Se que puedes hacerlo… lo que no se es porque me los has negado todo este tiempo.
- Solo puedo leerte la mete cuando te transformas en…. bueno cuando pierdes el control, cuando estas calmada sigo escuchando murmullos sin sentido… comencé a leerte la mente el mismo día que te despertaste cuando te enfadaste con Carlisle por el comentario de tu hermano, ese momento que tu cuerpo hizo que el suelo temblara, luego fue consolidándolo las noches de luna llena.
- ¿Por qué no me dijiste nada?
- Carlisle vio conveniente que no lo supieras para saber como actuaba tu demonio interior en esos días, yo me negué a que no lo supieras pero él lo vio así y por eso no te dije nada. ¿Como lo has averiguado?
- Lo intuí hace meses cuando Carlisle siempre se adelantaba a mis acontecimientos y hoy en el avión, la forma que me mirabas me lo ha confirmado.- Edward me dedicó una sonrisa tan bonita que me hizo reír a mi también.- ¿Qué ocurre?- le pregunté aun sin dejar de reír.
- Eres genial, me gustaría tener tu mente.
- ¿Por qué?
- Ven….- Edward me tendió sus manos riéndose si querer contestarme y cuando se las cogí me abrazó fuertemente susurrándome que era lo mejor que le había pasado a Emmett.
- ¿Te puedo hacer una pregunta?- le dije separándome unos centímetros de él.
- Si es la de antes no te la voy a contestar.- dijo riéndose.
- No…-le devolví la sonrisa.- ¿Por qué construisteis esa cámara en el sótano? ¿Sabíais lo que me iba a ocurrir, verdad?
- Carlisle si, lo leyó en un viejo pergamino, no es que lo tuviera seguro a ciencia cierta pero las antiguas leyendas decían que la luna llena solía excitar mucho a Gregoriska por eso Carlisle pensó en una habitación blindada para esos días, la construimos aun cuando eras humana, cuando Emmett decidió formar parte de ti.
- ¿Por qué tampoco me dijisteis nada?- les acusé frunciendo el ceño.
- Ya lo sabes, ese royo de Carlisle de mantenerte apartada del peligro, contra menos supieras de tu naturaleza él creía que era mejor, para que no te sintieras con miedo o decidieras abandonarnos….
- ¿Qué? Jamás sería capaz de abandonaros y menos a Emmett.
- Él siempre te ha querido muchísimo y aunque sabía a la perfección que la decisión de formar parte de nosotros era solo tuya, él se sentía con miedo a que nos dejaras, Carlisle y Esme te quieren muchísimo.
- Yo también les quiero muchísimo, han sido para mi los mejores padres que uno puede tener y vosotros…. No tengo palabras para describir lo que en realidad sois los Cullen para mí.
- Lo sabemos As.- con eso último Edward me abrazó de nuevo.

Notas: Ashley Cullen.

Nos encontrábamos en la gran puerta de palacio en Volterra esperando a mi hija, mi niña que todos estos años creía muerta. Rodeada por los brazos de mi gran amor miraba a mi madre escondía detrás de Marcus, que con mirada entristecía me observaba insistidamente.

- ¿Por qué me abandonaste mama?- comencé a preguntarle separándome de mi amado y acercándome a ella con pesar.
- Lo siento tanto hija.- intentó tocarme el brazo pero mi reacción fue esquivar ese contacto, aun sentía rabia por todo lo que me había hecho.
- ¿Por qué me abandonaste, dejándome sola? – noté los brazos de Emmett como me cogían de los hombros al notar que mi cuerpo comenzaba a tensarse.
- Tuvimos que hacerlo cariño… el día de tu nacimiento recibimos la visita de Maison, tu padre hizo un pacto con él, que jamás supe, yo también estaba engañada. Tenía claro que era sobre natural pero…no podía huir con vosotros sabiendo que la gente con la que trabaja tu padre eran vampiros.
- ¿No sabías que te ibas a convertir en esto?
- No, tu padre planeó un viaje a Seattle, me dijo que íbamos a una feria condal… no pregunté por qué no venías ya que sabía que a ti nunca te gustaron esas fiestas, tu padre me dijo que habías quedado con unas amigas para pasar el fin de semana y yo le creí.
- ¿Por qué os llevasteis a Marcos? tampoco le gustaban esas fiestas, siempre se quedaba conmigo.
- Lo mismo le dije a tu padre pero…. su contestación fue que no quería causarte problemas ni molestias… luego supe que Maison quería a mi pequeño también… era una obseso de la sangre joven, no sabes cuantos niños mató por alimentarse, era atroz. Marcos formaba parte del pacto, pero gracias a mi insistencia no llegó a matarlo.
- Dejando que lo convirtieran en uno de ellos…- le acusé con la mandíbula tensa.
- No podíamos dejarte esa carga, no sabes lo que es criar a un niño, tan joven y sola, no…. de todas formas el plan de Maison si le salía bien ibas a terminar estando al lado nuestro, por eso accedí a que lo trasformaran.
- Eres un monstruo como ellos… por salvar a un hijo una madre da la vida y hace lo que sea, créeme.

No dije nada mas ya que noté como mi pequeña se acercaba con pasos ligeros a la salida donde nos encontrábamos.

Safe Creative #1001055258636
Safe Creative #1001055258636